Diario Faro de Oriente
gato no maúlla

¿Por qué mi gato no maúlla?

Los gatos se diferencian entre sí no solo por su color único, sino también por su carácter individual. Cada ronroneo tiene su propio temperamento, sus propios hábitos y comportamiento específico. Esto también se aplica al tema del maullido, que es motivo de preocupación para muchos propietarios. Todo debido a que mientras algunos gatos maúllan muy a menudo, señalando así sus necesidades, otros casi no emiten ningún sonido. ¿Debería preocuparnos este estado de cosas? ¿Debería nuestro gato no maullar, deberíamos ver a un veterinario o un conductista? En https://gatosperros.net, te lo decimos:

  1. Mi gato no maúlla, ¿es normal?

No todos los dueños de gatos saben que los gatos maúllan principalmente para… comunicarse con los humanos. En la naturaleza, muy rara vez se observa que los gatos maúllan en interacción entre ellos. Solo los gatitos maullan llamando a su madre. Esta comunicación cesa después de destetar a los pequeños del pecho. Esto nos permite concluir que la función principal del maullido es comunicarse con el dueño. Sobre todo que es un método muy efectivo – nuestras mascotas saben perfectamente qué sonidos provocan la reacción deseada en sus cuidadores. A menudo somos capaces de reconocer lo que significa el maullido de un gato y, dependiendo de la situación, reaccionar adecuadamente. Los gatos lo saben muy bien y por eso se comunican con sus dueños de esta forma.

Si nuestro gato no maúlla y nunca le hemos observado emitir ningún sonido, probablemente sea por su disposición. Será mejor si simplemente aceptamos este hecho y… apreciamos sus lados positivos. Esto no significa, por supuesto, que un gato así no pueda comunicarse con nosotros; contrariamente a las apariencias, la comunicación no verbal juega un papel clave en la transmisión de todos los mensajes importantes del gato.

Conocer los conceptos básicos del lenguaje corporal de los gatos es la clave para comprender a nuestra mascota, especialmente su estado emocional actual y sus expectativas. Aunque el maullido es una especie de “reverencia” del gato hacia nosotros -nos permite entender muy claramente lo que quiere el gato-, los gatos suelen comunicarse con nosotros de la misma forma que con los representantes de su propia especie. Envían señales utilizando la posición y los movimientos de la cola, la posición de las orejas, la posición de los bigotes y la postura del cuerpo. También dejan varios tipos de mensajes visuales y olfativos, por ejemplo, al rascarse. 

Recuerda que un gato generalmente no maúlla sin una buena razón.Tal vez tenga todo lo que necesita y no necesite pedirnos intereses adicionales . En ocasiones, el acuerdo entre el dueño y el animal es tan fluido que todas las expectativas del gato se cumplen de manera continua. Si hemos llegado a este nivel de relación con una mascota, probablemente no necesite una vocalización excesiva.

A veces, sin embargo, el “problema” puede estar relacionado con un gato que hemos tomado recientemente bajo nuestro techo; en tal situación, tenemos que darle algo de tiempo al animal y ganarnos su confianza. Es posible que los maullidos no aparezcan hasta algún tiempo después de adoptar una nueva mascota.

Sin embargo, si nuestro gato no maúlla, y tenemos muchas ganas de escuchar un “maullido” fuerte de vez en cuando, merece la pena intentar romper su silencio. Para ello, podemos girar la cara hacia el animal y hablarle en un tono tranquilo y amable. De vez en cuando, podemos parar para asegurarnos de que nuestra mascota no quiere decirnos algo. Mirémoslo, pero no lo miremos directamente a los ojos, porque es señal de agresión, de voluntad de confrontación. Por otro lado, una señal positiva enviada desde nuestro lado al gato será el apretar y abrir lentamente los párpados.

Añadir comentario