Diario Faro de Oriente

La ex secretaria de gabinete Robles dice que no tiene dinero para su defensa

La ex secretaria del gabinete Rosario Robles, actualmente en prisión preventiva acusada de participar en un plan de malversación de fondos multimillonario, afirma que no tiene dinero para pagar su defensa.

Los bufetes Hernández Barros y Oléa & Oléa dijeron en un comunicado emitido el viernes que Robles -que se desempeñó como secretario de desarrollo social y secretario de desarrollo agrario y urbanístico en el gobierno del ex presidente Enrique Peña Nieto- les informó que debido a su «precaria situación económica» ya no puede «cubrir el pago de nuestros honorarios profesionales».

“. . . En consecuencia, los miembros de los despachos de abogados Hernández Barros y Oléa & Oléa. . y[Rosario] Robles Berlanga han decidido juntos concluir nuestra relación profesional…», dice el comunicado.

El abogado Julio Hernández Barros, quien aceptó continuar como único abogado de Robles hasta que encuentre un nuevo equipo legal, dijo al diario El Universal que la decisión de separarse se tomó mutuamente y en buenos términos.

Dijo que Robles se había visto obligado a pedirle a su familia y amigos que financiaran su defensa como resultado de sus dificultades financieras.

Un viaje de abogados a Washington D.C. a finales de agosto para presentar una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos contra el juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna por haber actuado ilegal y arbitrariamente al ordenar a Robles que se sometiera a juicio y permaneciera detenido fue pagado por los familiares y amigos del ex secretario, dijo Hernández.

“. . . Debido a la situación económica de Rosario Robles es imposible seguir defendiéndola, pero no vamos a dejarla sola porque yo voy a liderar[la defensa] hasta que encuentre un nuevo abogado», agregó.

El abogado también dijo que su cliente de 63 años de edad – encarcelado el 13 de agosto por cargos relacionados con el llamado plan maestro de malversación de fondos – está «un poco enfermo» y «desesperado» por salir de prisión.

“. . . Su presión arterial sube y baja y preferiría estar fuera[de la cárcel] para esperar su juicio en libertad», dijo Hernández.

Si se la declara culpable de cargos de que, por omisión, permitió que más de 5.000 millones de pesos (256 millones de dólares) fueran desviados de las dos secretarías que dirigía, Robles podría ser condenada a una pena de prisión de hasta 23 años.

El ex secretario es el miembro de más alto perfil del gobierno de Peña Nieto que ha sido arrestado por cargos de corrupción.

Otro alto funcionario de la administración anterior, el ex director ejecutivo de Pemex, Emilio Lozoya, también está acusado de corrupción, pero las autoridades no lo han detenido y se cree que ha huido a Europa.

Añadir comentario