Diario Faro de Oriente
tarjeta de visita

5 consejos para el diseño de la mejor tarjeta de visita

Las tarjetas de visitas son una herramienta importante que toda empresa o negocio debe utilizar para que las personas las recuerden y puedan dejar una huella en sus clientes.

Lo más recomendable es que las tarjetas de visita se encuentren personalizadas, permitiendo que se pueda tener un diseño original y que hable de lo que es la marca o la empresa en su esencia. De esta manera, no se le estará entregando a las personas solo una tarjeta, sino que se estará haciendo publicidad gratuita por medio de su utilización.

Por ello, es importante tener en cuenta cada uno de los detalles del diseño, mejorándolos para crear una tarjeta única y que pueda hablar por la empresa o marca sin problemas.

Formato

Las tarjetas de visitas tienen un formato preestablecido que la mayoría de las empresas y marcas siguen por conveniencia. Suelen ser fáciles de llevar, de guardar en cualquier lugar y se adaptan a cualquier portatarjetas o monedero. 

Sin embargo, no siempre se tiene que seguir la tendencia, por lo que se puede personalizar el formato y pasar de una tarjeta de visita rectangular a una cuadrada, e incluso redonda, según lo que se desee.

Se aconseja que la forma de la misma tenga congruencia con el mensaje que se desea enviar, para que no parezca un simple capricho o una manera forzada de parecer únicos.

Colores

Después de la forma de la tarjeta, los colores son la segunda cosa que más suele llamar más la atención de las personas. Esto se debe a que un porcentaje bastante alto de la población atiende más todo aspecto visual que otra cosa.

Teniendo esto en mente, es indispensable utilizar una paleta de colores que represente a la empresa y que pueda enviar un mensaje por sí mismo.

Se puede elegir entre colores sobrios, colores pastel e incluso neutros, según el gusto. No obstante, se recomienda evitar los colores demasiado chillones, al menos que sean parte de un mensaje mucho mayor.

Usar una imagen

“Una imagen dice más que mil palabras”, este es un dicho popular que no deja de tener razón. Utilizar una imagen para establecer el sector y la actividad económica de la marca o empresa, puede hacer que una tarjeta de visita tenga mucho más éxito.

Esto quiere decir que si una empresa se dedica a la venta de zapatos, puede ser interesante incluir la imagen de uno o varios zapatos en la tarjeta, para reforzar la identidad social de la misma.

Texto

Hablando del contenido de la tarjeta, es necesario considerar que no debe encontrarse abarrotada de información. Por el contrario, la tarjeta debe contar con información específica y bien definida, la cual pueda ayudar al cliente a conseguir información sobre la empresa o marca, pero que no ofrezca demasiado trabajo para llegar a ello.

Entre los puntos que se usan tradicionalmente en este tipo de tarjetas están:

  • Teléfono móvil o fijo.
  • Correo electrónico de contacto.
  • Persona de contacto (en el caso de ser personalizadas) con el cargo que desempeña.
  • Dirección física (en caso de tenerla).
  • Cuentas en redes sociales.

Logo

Es prioritario incluir el logo en la tarjeta de visita, puesto que este es un aspecto vital en la empresa. De esta manera, se podrá dar a conocer mucho mejor en el mercado, favoreciendo que se comience a identificar.

El tamaño del mismo no debe desentonar con el resto de la tarjeta, siendo ideal colocarlo como encabezado, o en solitario, en la parte trasera de la misma, para brindarle más espacio y un toque visual importante.

Las tarjetas de visita siguen siendo una herramienta importante que toda tienda, marca o empresa debería explotar para darse a conocer y mejorar el contacto con sus clientes. Este simple papel puede potenciar la visibilidad de una marca y ser la propaganda ideal para aumentar los ingresos y poder interactuar mejor con clientes potenciales.

Añadir comentario