Diario Faro de Oriente

Masai Ujiri: Por qué el presidente de Toronto Raptor ve promesas en África

Y Masai Ujiri, presidente del equipo de baloncesto Toronto Raptors, no puede creer lo lejos que ha llegado de patear un balón en las calles del norte de Nigeria para llevar a un equipo canadiense a una histórica victoria en el campeonato de la NBA.

«Soy de Zaria, en el norte de Nigeria, y me encuentro recibiendo llamadas de los presidentes…», dijo durante su conferencia de fin de año el martes.
Ujiri también anunció que su futuro está con los Raptors, anulando los rumores de una partida a otro equipo.
«Me encanta estar aquí. A mi familia le encanta estar aquí. A mi esposa le encanta estar aquí, lo cual es muy importante. Mis hijos son canadienses. Quieres ganar más. … En mi mente, estoy aquí», dijo Ujiri durante la conferencia en el Centro Atlético OVO de Toronto.

El viaje de Ujiri al baloncesto fue inusual, pero recuerda que se enganchó al instante cuando oyó por primera vez el sonido de las «chas chas» de un balón de baloncesto que golpeaba las cadenas al deslizarse a través de la red.
«Fue un sonido increíble, y todo lo que queríamos hacer era disparar a las pelotas y escuchar ese chas, chas», dice, hablando de sus primeros recuerdos del partido en Nigeria.
El fútbol era el deporte preferido en Nigeria, y su primera experiencia con el baloncesto comenzó de camino al campo.
«Hay una cancha de baloncesto en la universidad, y tuvimos que pasarla. Así que tirábamos cada vez con la pelota de fútbol en la cancha de baloncesto y luego íbamos a jugar al fútbol», cuenta.
«Nos quedamos en la cancha de baloncesto y empezamos a jugar y allí me enamoré del juego», añadió.

El amor de Ujiri por el baloncesto llevó a un breve período como jugador en Europa. Sin embargo, admite que nunca fue un gran jugador.
«No estaba ganando dinero. No estaba rindiendo a la altura de lo que quería en mi vida en ese momento, así que decidí que quería ser entrenador», dijo a CNN.
Su primer puesto como entrenador fue en la selección juvenil nigeriana, y gracias a su determinación y valentía, pronto se abrió camino en las grandes ligas de la NBA.
«Una vez que empecé a trabajar con los jóvenes, me di cuenta de que hay algo acerca de encontrar talento… Hay algo acerca de descubrir al niño que puede jugar», dice.
Su primer puesto como entrenador en la NBA fue con Orlando Magic, una posición no remunerada que le permitió relacionarse con los mejores en el juego.
«Exploraba con todos estos exploradores, y luego me dirigía al hotel e iba a hacer contactos con ellos. Entonces todo el mundo iba a su hotel de 5 estrellas, y yo me escabullía a mi motel de 20 dólares por noche», dice.
En su carrera como descubridor de talentos, Ujiri ha buscado a algunos de los mejores y más talentosos jugadores de la NBA, como el camerunés Pascal Siakam, que se destapó en el último partido de los Raptors con 26 puntos y 10 rebotes.

También consiguió que Kawhi Leonard, nombrado Jugador Más Valioso de las Finales de la NBA en 2004, se uniera al equipo intercambiando la estrella más grande del Raptor, DeMar DeRozan, con los San Antonio Spurs.
«Pascal Siakam vino a Baloncesto Sin Fronteras y no sabía si Pascal era jugador de la NBA. Y mírenlo ahora, se está convirtiendo en una estrella de la NBA», dice Ujiri.
Baloncesto Sin Fronteras es el programa de desarrollo global de la NBA, que funciona desde 2001, con 52 campamentos en 27 países y en seis continentes, según se informa en su página web.
Al igual que Ujiri, Siakam no descubrió el baloncesto hasta su adolescencia. Y Ujiri dice que se siguen perdiendo oportunidades para descubrir y desarrollar el talento en el continente.
«Carecemos de instalaciones en África, así que no les da una oportunidad a los niños. Mira sólo las capacidades físicas de los africanos, su estatura», dijo Ujiri.
«Piensas en las tribus, los diferentes lugares y cuántos de siete pies de altura están caminando por ahí, pero estos tipos han pasado toda su vida sin jugar el juego. Yo digo que hay talento en África caminando por todas partes. Es una mina de oro», añade.
En 2003, Ujiri fundó su organización sin fines de lucro, Giants of Africa (Gigantes de África) para fomentar la explotación de este talento.

Pero es más que simplemente encontrar jugadores para Ujiri; se trata de inspirar a los jóvenes africanos para que ellos también puedan aspirar a sobresalir en el baloncesto, en un continente que está dominado principalmente por el fútbol.
«Necesito que más gente vea que se puede hacer, ya sea como entrenador, como explorador o como jugador. Sea lo que sea, la gente puede ver que sí, que lo puede hacer un africano. Es algo de lo que realmente me enorgullezco», dice Ujiri.
La NBA parece estar de acuerdo con la evaluación de Ujiri sobre África. A principios de este año anunció que lanzaría la Liga Africana de Baloncesto, la primera liga que la NBA operará fuera de Norteamérica.
Ujrii ve esto como el comienzo.
«Con esta liga, las oportunidades para los jugadores, sus clubes y sus países seguirán creciendo, y estoy muy orgulloso de que la NBA esté liderando el camino», afirma.

Añadir comentario